18 jul. 2010

Lo que le pasa a uno por andar leyendo etiquetas...

Si antes me quedaba alguna duda, entre elegir tortillas de maíz o de harina comerciales me quedo resuelto esta mañana.
Disculpen ustedes los detalles escabrosos.
 Resulta que estoy viviendo en un departamento con otros estudiantes, y bueno hoy me enfande del cochinero y me puse a limpiar, (ni para que les describo las condiciones en las que estaba).
Cuando limpiaba la cocina me di cuenta de que había una masa extraña obstruyendo el paso de agua, olía un poco desagradable, como a medicina. Al intentar retirarla evidentemente exclame un visceral ¡Guácala!

Decidí evitar interrogar al resto de los inquilinos por esa masa extraña y continúe limpiando, ahora el refri, y después de sacar varios alimentos en compostalización me encontré con un paquete de tortillas de harina. El cual, sin darnos cuenta estaba acumulando una antigüedad bastante apreciable. Mi sorpresa fue que se encontraba perfectamente intacto. Normalmente las tortillas de maíz duran al lo máximo tres días en buen estado para luego comenzar a descomponerse y las de harina una semana máximo, (mejor ni les digo cuanto llevaban estas). Bueno el asunto es que me puse a reflexionar por que estas tortillas de rico sabor casero las mantenían a temperatura ambiente, y aún así podían durar bastante.
Como buena nutrióloga, me dirigí a buscar su contenido nutrimental e ingredientes.
Ahí les va:


Harina de trigo y ponen entre paréntesis gluten (vaya menos mal, pensé), grasa vegetal (ops), sal yodada, bicarbonato de sodio (bueno hasta aquí todo se oye respetable), sulfato de aluminio y sodio (¿?), almidón de maíz, sulfato de calcio, fosfato monocálcico, propionato de calcio, monoglicéridos destilados, ácido ascórbico, ácido fumárico, enzimas activas de soya, azúcar, sorbitol, glicerol, levadura (¡ah! ¡Hola!), saborizante artificial y enzimas.

Por cierto, en su página tienen un lindísima animación de su proceso de fabricación y al final, con ironía (para mí) te dice "Siempre frescas y deliciosas" ¿En serio? ¿Entonces por que tanto saborizante y conservador?

Ustedes disculparán y llaménle ortorexia si quieren, pero se me fue el apetito y definitivamente prefiero las tortillas de maíz (no de maseca), hechas por manos mexicanas.
Y pensandole bien en el precio y sacando cuentas...(ahh...que serían las nutriologas sin las reglas de tres) el kilo de estas tortiformes de "rico sabor casero" es de 27 pesos ¿Por qué estamos pagando tanto?
Honestamente prefiero buscar productos orgánicos y de comercio justo.

¡Ah! y posdata, como son bien responsables en esta empresa nos dicen que el plástico es 100% degradable (ojo, no bio-degradable), es decir que se vuelve pedacitos casi invisibles (pero ahi siguen), si quieres saber más sobre plásticos pícale aquí.

¡Ah por cierto!, la masa extraña, era una tortilliforme de rico sabor casero, humedecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenidx!

Tu apoyo es fundamental para seguir germinando semillas, participa con nosotros, envía tus comentarios, consejos, reflexiones y propuestas a: autosuficiencialimentaria@gmail.com